24 mar. 2010

DETALLE VII


MONOTEMÁTICA

Nuestra mente se obsesiona con una idea y no la suelta ni que la torturen. Vivimos en un mundo mental que se encierra en sí mismo con el tema que le excita. Los motivos por los cuales le obsesiona un tema en particular son múltiples y variados, pero lo que más motiva a la mente a quedar presa de “la obsesión monotemática” surgen de; el resentimiento, el ego herido, el odio, el rencor, los deseos de venganza, la revancha, el desquite, la represalia, la antipatía, decepción, descontento y frustración.

La mente monotemática no percibe su obsesión como obsesión porque la traduce como “el máximo problema existencial a resolver”. Con esta excusa convierte a su locura-obsesión en necesidad. Esa locura convertida en necesidad es quien le niega la posibilidad de ver que “su monotema” es obsesión, locura, complejo, alucinación, ofuscación, fanatismo y que su mente ha zozobrado. Ver la obsesión como necesidad, es la manera más perfecta que encontró la mente para disfrazar su locura de cordura y normalidad. A esta mente monotemática, enferma, solo le interesa “tener razón a cualquier precio” y esta misma mente reclama para sí cordura, racionalidad y sensatez en los demás. ¿Es cuerda esta actitud del pensamiento, de la mente, monotemática?

Cabe preguntarnos por lo tanto ¿Si esta mente es la que puede arreglar los complejos problemas del vivir, de la sociedad o de su propia vida, sin antes desprenderse de su obsesión, locura y violencia? ¿Cómo puede una mente así saber lo que es lo cuerdo, lo racional, lo coherente, lo legítimo, lo lógico, para sí misma y para la sociedad?

Una mente monotemática es esclava del tema que la obsesiona. ¿Existe la mente obsesionada que tenga claridad al pensar? O de otra manera ¿permite la obsesión tener claridad al pensar? O de otra manera ¿Cuál es la locura que es cuerda? O de otra manera ¿Cuál es la esclavitud que es libre? Otra manera sería que esa mente “crear” que para liberarse del odio o resentimiento ¿necesita “apegarse al monotema” que surge del hecho que le infringió esa herida psicológica que no cicatriza y que de tanto redundar en el tema se solucionara? En resumen, la mente tiene muchos recursos intelectuales para auto-considerarse sana, tiene muchos argumentos que le facilitan justificaciones de su accionar obsesivo para que los vea como “lo normal”, lo sensato, lo cual simplemente alimenta su ignorancia y su locura.

Ignorar la insanidad, es alimentar la enfermedad, “VER” que estamos enfermos es el principio de la salud; “VER” que estamos locos es el principio de la cordura; “VER” que estamos obsesionados es el principio de la lucidez mental. Negar la enfermedad, la locura y la obsesión es seguir locos, obsesionados y enfermos. Y ello es el detalle de los detalles de la ignorancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario